Deja eso ahí….

Tengo toda la vida escuchando este tipo de frases en la boca de las personas que me rodean: “Deja eso ahí”, “No toque esa tecla”, “No lo diga duro”. La última vez fué el sábado pasado cuando unos amigos estaban hablando sobre una situación que pasó con un señor durante un viaje realizado al exterior. Cuando comencé a indagar sobre lo sucedido, comenzaron las susodichas frasesitas.

Dentro de las cosas que me molestan es escuchar estas palabras en la boca de gente inteligente y pensante, como si mencionar el nombre de la persona protagonista del hecho fuese a cambiar lo que pasó. Situaciones como estas las veo a diario con temas políticos, religiosos, financieros, sociales, familiares, laborales y de salud.

Si me preguntan sinceramente no lo entiendo. ¿Por qué no se puede mencionar el hecho o el nombre del protagonista? ¿Cuál será ese gran miedo que atañe a los que conversan sobre determinado tema? Pienso a veces que pudiera ser una costumbre de la época Trujillista en la que hasta por hablar alto podía uno meterse en problemas.

Lo bueno es que no todo el mundo es así. Tenemos periodistas y comunicadoras que se atreven a decir lo que nadie dice pero que todos saben (Nuria y Alicia por mencionar algunas). Dicen lo que hay que decir, lo dicen a nivel masivo para que todos lo sepan, ponen hasta su vida y reputación en peligro y la mayoría de las veces con pocas consecuencias positivas para la sociedad.

Me propongo de ahora en adelante decir lo que haya que decir, preguntar lo que haya que preguntar y investigar lo que haya que investigar. Me propongo a no “Dejarlo ahí” y me propongo a tocar todas las teclas que haya que tocar. En fin, ¿cuál es el miedo?

 

One thought on “Deja eso ahí….

  1. Creo que la raíz de ese tema es la raíz común de la mayoría de los problemas de nuestra sociedad y país: La ley del menor esfuerzo. Si lo piensas bien está en todo y en todos. Cuando te vuelvas a ver en una situación de ese sábado o cuando no entiendas por qué algún servicio público o privado está *casi* bien pero no bien ni perfecto, entonces volverás a lo que te digo: La ley del menor esfuerzo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s